Pasta para soldar estaño ¿cuál necesitas?


La pasta para soldar estaño es un producto muy práctico que hace posible dicha tarea. Estamos hablando de un elemento compuesto por una aleación de estaño microgranulado (aunque podría estar compuesto por otras tantas aleaciones).
Está mezclado con FLUX, que es un tipo de agente químico que funciona como decapante, y que es el principal agente que permite soldar correctamente.

Pasta para soldar estaño

Uso de la pasta para soldar estaño

Se adapta a diferentes tipos de sectores, como al mundo de la electrónica, aeronáutico, industria automovilística o ferroviaria, entre otros tantos. Suele usarse para colocar directamente sobre las islas de soldadura de placa o sobre los pads, justo antes de colocar los componentes para proceder al montaje de los mismos.

Se emplean cuando hay que llevar a cabo trabajos de soldadura en los que hace falta un decapante activo y una limpieza inmediatamente después para eliminar los residuos corrosivos.

Tipos

Hay diferentes tipos de pasta para soldar estaño que se deben elegir en base al uso que se le va a dar, teniendo en cuenta la composición del producto y del proceso de soldadura que se va a llevar a cabo.
En el caso de que se tenga alguna duda al respecto, conviene ponerse en contacto con un experto, para que este nos dé el asesoramiento adecuado.

Mantenimiento

La pasta para soldar estaño requiere de un cierto mantenimiento, aunque sencillo: tan solo habrá que mantenerlo refrigerado. Sin embargo, antes de utilizarlo, habrá que sacarlo para que su temperatura se eleve hasta alcanzar la del ambiente. De esta manera, se evitará la temida condensación de humedad, que es una de las causas principales de que la soldadura no sea exitosa.

Teniendo en cuenta que es un producto tóxico, habrá que seguir detenidamente las recomendaciones del fabricante.
Estas son las principales características de la pasta para soldar estaño.

Clásica o moderna, la ropa de cama define el concepto decorativo de la habitación


Más que un simple elemento funcional, las sábanas, edredones, colchas, mantas y fundas nórdicas son puntos focales en cuanto a la decoración de una habitación. Las tendencias apuntan a estampados florales, colores metalizados y tonos audaces como el granate. Sin embargo, las prendas blancas, marfil y colores neutros siguen estando presentes.

ropa de cama


La ropa de cama es definitivamente un elemento esencial en nuestra vida diaria. ¿Quién puede conciliar el sueño sin cubrirse con su sábana, manta, edredón, colcha o funda? Difícilmente alguien pueda prescindir de ellos.


Pero más allá de la gran utilidad que tiene la ropa de cama, ésta además, tiene la cualidad de ser protagonista de la decoración de la habitación, marca el estilo, el orden estético, es sencillamente un punto focal.

Por lo general, la ropa de cama tiene "dos momentos", por llamarlo de alguna forma: el verano y el invierno. Dependiendo del clima, la lencería se adecuará, sin embargo, el estilo para que su presencia sea armónica en el conjunto de la habitación siempre va a estar presente, sea la temporada que sea.

La sábana es la prenda principal, digamos la base, de la ropa de cama, tiene como función primordial proteger el colchón. Es una pieza con la que más estrechamente está en contacto nuestro cuerpo, así que no puede elegirse al azar. El material con el que se fabrique debe ser de calidad y adaptarse al estilo y gustos a la hora de dormir de quien lo use.

Entre los tipos de sábanas está la bajera, que específicamente se coloca sobre el colchón como protección y la que directamente entra en contacto con la piel de la persona que usa la cama. Son ajustables al colchón gracias a las franjas elásticas con las que cuenta, de tal manera que no se salgan por el movimiento al dormir.

Las sábanas encimeras son las que van encima de la cama, como indica su nombre. Las personas las utilizan para cubrirse y como base para colocar las otras prendas como edredones, mantas, colchas y fundas nórdicas.

La versatilidad de la colcha
Entre la ropa de cama para tu dormitorio que no puede faltar está la colcha, la cual tiene entre sus principales atributos la versatilidad, ya que se puede usar todo el año, incluso en verano, temporada en la que obviamente serán mucho más finas y ligeras, pero igualmente estarán presentes.

Sus funciones primordiales, tradicionalmente han sido de tipo decorativo y de protección para la cama. Hoy en día se le han añadido más usos como el de abrigar en épocas de mucho frío.

Entre los tipos más utilizados está la colcha bouti, la cual de asemeja al edredón pero con un gramaje más bajo en su interior. La tejida o jacquard, más tradicional y clásica, está compuesta por tejido con diseños ornamentales sin relleno. La colcha de verano o cubrecama es similar a una sábana en cuanto al grosor de su tejido, tiene un fin mayormente decorativo.

El aliado para el frío: el edredón
El edredón es la ropa de cama por excelencia cuando imperan las bajas temperaturas, ya que es una prenda aislante que contribuye a mantener el calor corporal. Un edredón es la suma de dos capas de tejido con relleno en su interior, distribuido de manera uniforme en toda la prenda. 

Se usa encima de las sábanas ofreciendo el abrigo necesario en las noches más frías. Así como hay varios tipos de colcha, también hay diferentes tipos de edredón. 
Lo hay ajustable, el cual se adapta a la forma del colchón, ya que está diseñado para poder doblarlo en la parte inferior por debajo del colchón y lo recoge, ya que trae goma para sujetarlo.

El edredón conforter es uno de los más utilizados, tiene sus esquinas en ángulos de 90 grados, lo que hace que la prenda tenga una caída recta. 

También están el edredón nórdico, por lo general blanco, que es el que se usa para introducir dentro de la funda nórdica, y la colcha-edredón, que viene siendo una mezcla entre colcha y edredón, al tener la parte superior como un edredón y los laterales son un tejido sin relleno como si se tratara de una colcha.

Las fundas nórdicas llegaron para quedarse
Una de las piezas que no sólo llegaron para quedarse, sino que cada año siguen siendo tendencia en cuanto a la ropa de cama son las fundas nórdicas, las cuales se pueden adaptar a la temporada, abrigar más en invierno y ser más frescas en verano, ¿cómo es posible?

La funda nórdica no es lo mismo que el edredón. Ésta, como su nombre indica, es una funda en la que se introduce el edredón para que cumpla mejor su función de abrigar en tiempo de frío. Pero cuando llega el verano, la funda por sí sola se puede usar sin el edredón, por lo que su cobertura será más ligera.

Se ha convertido en una de las opciones más demandadas al escoger la ropa de cama, razón por la que cada vez se ofrece más variedad para satisfacer todos los gustos. Los diseños más actuales muestran fundas nórdicas sencillas combinadas con elementos más elaborados, o aquellas de colores de vanguardia, como los metalizados, las combinaciones bicolores o de diferentes texturas. 

Los cojines también son tendencia
Utilizar cojines a juego con la funda nórdica, el edredón y las demás piezas de lencería con las que se cuente, también se ha convertido en tendencia. 

Se ha visto con mucho énfasis el uso de ropa de cama con colores neutrales o blanca, y con cojines resaltantes para contrastar. De hecho, hay quienes llegan a escogerlos con motivos tan brillantes y emotivos como si se tratase de un estampado infantil, ya que transmiten el entusiasmo y alegría de la niñez, de la cual nunca nos debemos desprender.

Acordes con la decoración
El estilo, estampado y diseño en general de la ropa de cama, debe ir en concordancia con la decoración de la habitación. Si el cuarto se enmarca en una tendencia moderna, pues la lencería debe corresponder a ese concepto, incluyendo estampados con figuras acordes y colores que estén de moda como el granate, por ejemplo.

Y es que los estilos coloridos están a la vanguardia. Tonos vivos y geometrías, forman parte de los diseños audaces y muy luminosos para aquellos que apuestan por la aventura, por lo atrevido.

Uno de los estilos que más se está llevando en los últimos tiempos es el cálido, efecto que se logra a la perfección con un estampado de flores, muy natural, que genera un ambiente acogedor. 

Lo clásico y tradicional de la ropa de cama con efectos apacibles, compatibles con el descanso, nunca pasa de moda. Por lo que el blanco, el marfil y colores neutros, siempre van a estar presentes.

Es recomendable escoger, sea el estilo que sea, piezas elaboradas 100% de algodón, material que aporta suavidad para el necesario descanso.